Recomendaciones en Trabajo Social

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Has acabado el Grado en Trabajo Social, incluso puede que ya hayas realizado un máster, pero aún así sigues sin tener las cosas claras en cuanto a recomendaciones en Trabajo Social ¿Cómo aterrizar los conocimientos adquiridos? ¿Quién eres tu como profesional? ¿En qué colectivo centrar tu atención para trabajar y formarte?

Si ya trabajas, puede que sientas que te viene grande gestionar todo lo que vives día a día o incluso que no encuentres tu lugar en el Trabajo Social, podría ganarme la vida cada vez que he escuchado este tipo de relatos, ¿y sabes por qué? Porque es NORMAL.

Recomendaciones en Trabajo Social.

Hay una serie de cosas que debes saber, y al igual que ocurre con tu crecimiento personal, también pasa con el profesional: Todo es normal y comprensible. Saber qué tipo de profesional eres, lo sabrás con el tiempo y con el paso de las intervenciones, de repente te sentirás más cómodx en el modelo humanista o puede que en el sistémico, ahí sabrás hacia dónde dirigir tu mirada. Tolera tus dudas y tus inseguridades.

Lectura.

Te invito a que leas mucho, hoy en día tenemos blogs como “Trabajo Social y tal” o el de Fernando Fantova que te iluminaran el camino, además de recurrir a todas las revistas de Trabajo Social que te apetezcan (tienes un post en mi perfil sobre ellas).

Para saber, hay que leer, y créeme que leyendo, encontrarás qué te resuena, qué encaja contigo.

Autocuidado.

Tu autocuidado profesional y personal es primordial. Si, sé que en la carrera no se habla mucho de gestión de emociones cuando un caso te toca especialmente (cuando te hace de espejo, por ejemplo) o cuando estás tan saturadx que tu cerebro y tu corazón ya no dan más. Estas situaciones son normales, no te han enseñado ni en la carrera, ni posiblemente en la vida.

Acepta que esas emociones están ahí y por favor, invierte en conocerte y saber guiarte. Hay formaciones miles al respecto y también profesionales que te acompañarán. Lo que nunca, nunca, nunca debes hacer es barrer “la mierda” debajo del felpudo, porque llegará un momento que te explotará en la cara.

Aprende a cuidarte, aprende a mimarte y a comprenderte, es la única manera en la que serás feliz ejerciendo tu vocación y también la única en la que podrás dar una atención de diez, desde tu centro.

Acepta que tienes prejuicios. Si, todxs los tenemos, y cuando comienzas a trabajar tienes que “deconstruirte” (como en alta cocina) detectarlos, reconocerlos y aprender a desnudarte de ellos. Otros post en mi Instagram sobre ello.

Diferenciación con mis recomendaciones en trabajo social.

No sigas corrientes. Como en todas las profesiones, en Trabajo Social también hay modas, si ahora mediación está en boga, todo el mundo a formarse en mediación. Me parece un error, porque no todos sabemos o tenemos habilidades para hacer de todo, por tanto, fórmate en lo que te llame la atención y te llene, créate tu propio CV, único, de cara al futuro esto será más valorable que tener la formación que ya tiene todo el mundo.

Colabora. Sé que parece un consejo tonto dentro de una formación como Trabajo Social, sobre todo cuando cuyos valores éticos de fondo, deben pasar por la solidaridad y la colaboración. Desgraciadamente la colaboración desinteresada no está de moda, y toca trabajar sobre ello.

Ayuda a tus compis siempre que puedas, dales la información que te están pidiendo y echa un cable siempre que te aparezca la oportunidad. Para que la profesión sea reconocida y nosotros valorados, pasa también por tejer red. Un cuerpo unido, hace una lucha unida.

Se tú. Trabajes en el sector público o privado. Cada vez más se busca el carácter propio ¿Qué tienes tu que no tenga otro? Así que ahora más que nunca, trabaja en buscar ¿quién eres tú y que ofreces de diferente? Enlázalo con los consejos anteriores y te darás cuenta de que todo encaja.

La actitud, multiplica resultados.

Ten una actitud emprendedora, esto no significa necesariamente que emprendas, se trata de que tengas una actitud proactiva.

Cambia aquellas cosas que creas que no están funcionando y trae a tu área de trabajo aquellas que, si funcionan o pueden funcionar, no te conformes con lo tradicional o lo preestablecido.

Busca siempre tu autorrealización. Siempre lo digo, piensa cuando vas a hacer cualquier trámite y te encuentras con la típica persona detrás de mostrador que te trata mal, puede estar de mal humor por miles de cosas, y entre ellas, que su trabajo no le llene absolutamente nada, por esta razón, busca siempre que tu trabajo te llene.

Realiza acciones que te acerquen a tus objetivos.

Si, vivimos en una eterna crisis, y a veces elegir trabajo no es posible, aun así, reconduce tu trabajo para que te llene, y si no compleméntalo con algo que si lo haga, aunque sea gratuito, mírame a mí con el podcast, no cobro absolutamente nada, pero me hace tan feliz…de todo, gratis o no, sacarás cosas buenas, te lo aseguro, pero siempre busca tu felicidad, no te conformes, no te auto-limites.

Espero que te sirvan mis recomendaciones en Trabajo Social.

 

Autora: Tamara Fernández Arias.

Doctorada en el Programa de Doctorado de Gestión y resolución de conflictos. Menores, Familia y Justicia Terapéutica por la Universidad de Vigo.

Especialista en intervención familiar y gerontología.

Podcaster, bloguer e Instagramer @consejopatia.

Alexandra Micutaru

Alexandra Micutaru

Deja una respuesta

Comentarios recientes

    Entradas por categoría

    Scroll Up
    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
    Privacidad