Cómo planificar una oposición sin morir en el intento

Cómo planificar una oposición sin morir en el intento
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Estudiar una oposición es sinónimo de perseverancia, determinación, esfuerzo y compromiso. La cantidad de temas, leyes, ejercicios y otras exigencias que requiere opositar, hace que sea imprescindible que aprendas a organizar y planificar una oposición para no morir en el intento. El mayor reto al que te enfrentas en una oposición, es que no estudias para aprobar, sino para ser el mejor en tu promoción, y conseguir el puesto.

Si te está costando organizarte, o quieres optimizar tu método, sigue leyendo. Hoy te voy a explicar 5 claves sobre cómo planificar una oposición sin morir en el intento.

 

5 Claves para planificar una oposición sin morir en el intento

 

  • Organiza el temario de tu oposición

 

Lo primero que tienes que hacer para planificar tu oposición es crear un listado de cada tema y sus apartados.

 

Analiza cuántos temas tienes que estudiar, los subtemas que tienen, en qué módulos se agrupan, e identifica las páginas de cada uno. Esto es importante porque tendrás temas de 15 páginas y otros de 30 o más. Establecer el mismo tiempo de estudio a un tema de 15 páginas y a otro de 30 no es realista.

 

Te recomiendo, opositor/a, que seas muy realista con tus tiempos de estudio, porque si no, corres el riesgo de estresarte, frustrarte, sentir que no avanzas, y tirar la toalla.

 

Cuando organices tu temario, puedes crear un documento en Excel, Drive, o un cuaderno donde apuntes los módulos, temas, subtemas, su número de páginas, y hagas un recuadro tipo checklist que puedas marcar cuando finalices cada etapa. Te lo recomiendo porque cuando pasen varias semanas va a ser muy motivante ver tu progreso de una forma visual.

 

Recuerda que la motivación también es importante en tu proceso de opositar.

 

  • Empieza a planificar tu oposición: establece fechas.

 

Las fechas son muy importantes para desarrollar tareas. La ley de Parkinson explica que, toda tarea se dilata en el tiempo hasta su fecha tope de finalización.

 

Por ejemplo, cuando ibas al cole y tenías que entregar un trabajo el día 1 de noviembre, el día 31 de octubre aún estabas ultimando los detalles. O, si eras como yo de pequeña, empezarías y terminarías el trabajo ese mismo día.

 

A nivel oposición, esto significa que, si has establecido como fecha tope para aprenderte un módulo el día 30 de marzo, estarás estudiando ese módulo hasta el día 30 de marzo. No dejarás de estudiar el día 20, o el 29. No. Lo habitual es que hasta el día 30 de marzo seguirás repasando el módulo, aunque ya te lo hayas aprendido.

 

Para establecer fechas te recomiendo que tengas en cuenta cuándo es el día de tu examen. Si aún no lo sabes, pon una fecha tú, o pregúntate, ¿cuándo quiero haber terminado de estudiar el temario de una forma realista?

 

Recalco “de una forma realista”, porque si estableces que en 3 meses vas a aprenderte 60 temas de pe a pa, y vas a superar a opositores que llevan años preparándose, tienes que tener mucho cuidado.

 

Si realmente eres capaz, ¡enhorabuena! Probablemente no deberías estar leyendo este artículo porque tienes una metodología de organización, planificación y estudio muy optimizada.

 

Pero no es lo más habitual. De hecho, uno de los errores más comunes de opositor novato es empezar a preparar una oposición cuando sale su publicación de vacantes en el BOE. Es decir, tienes menos de un año para aprender un temario que muchas personas llevan años preparándose. Este es el claro ejemplo de no ser realista con los tiempos.

 

El mundialmente conocido coach motivacional Tony Robbins afirma que: “la mayoría de la gente sobreestima lo que es capaz de hacer en un año, y subestima lo que es capaz de hacer en diez”.

 

No sobreestimes tu año opositando: be realistic my friend.

 

  • Crea tu plan de menos a más:

 

Ahora que ya tienes estructurado tu temario, y la fecha tope para habértelo aprendido, crea tu plan de estudio estratégico.

 

Para crear tu plan, primero tienes que establecer tu fecha tope. Después estableces lo que tienes que estudiar cada trimestre. Luego cada mes, cada semana y cada día.

 

Pongamos un ejemplo.

 

Imagina que en hoy es día 1 de enero de 2021 y tu fecha tope para aprender 30 temas con 2 subtemas, lo que hace un total de 60 subtemas, es el 31 de diciembre de 2021. Primer paso hecho.

 

Ahora para establecer lo que tienes que haber estudiado y aprendido cada trimestre tienes dos opciones: si los temas y subtemas tienen aproximadamente las mismas páginas, solo tienes que dividir el total de subtemas entre 4. Si el número de páginas es muy diferente, divide las páginas de los 60 subtemas entre 4.

 

Tomando la primera opción, en cada trimestre tendrías que haber aprendido 15 subtemas; unos 8 temas completos de los 30.

 

¿Y cada mes? Fácil, el resultado entre 3: 5 subtemas por mes; un poco más de 2 temas y medio.

 

¿Y cada semana? Pues 1 subtema y un cachito del siguiente.

 

Por lo que a diario serían algunas páginas del subtema, ¿entiendes?

 

Ahora ya sabes cómo puedes averiguar lo que tienes que estudiar cada día para llegar a conseguir tus objetivos en fecha, y de forma realista.

 

Sin embargo, hay algunos matices que te desvelo en los siguientes puntos…

 

  • Planifica tu tiempo opositando y focaliza

 

Aquí llegamos un paso más allá: establece tus rutinas de estudio.

 

El ser humano es un animal de costumbres, así que cuanto antes empieces a acostumbrarte a unos horarios y rutinas, mejor.

 

En este punto te recomiendo que analices el tiempo disponible que tienes para estudiar. Si mientras estudias compatibilizas con un trabajo, tal vez sería mejor estudiar antes de empezar a trabajar para aprovechar tu mente despejada y una mayor energía. Pero eso depende de tu trabajo, de si eres una persona matutina, vespertina o nocturna, de tus ritmos, de lo que quieras madrugar… Es tu decisión.

 

Una vez que determines el tiempo que tengas disponible te recomiendo que estudies en bloques de tiempo los temas y subtemas que habías organizado previamente. Intenta que los bloques de tiempo no superen los 90/120 minutos con concentración plena sin hacer un descanso.

 

Si no eres capaz de mantener el foco durante 90 minutos, te recomiendo que comiences a trabajar con la técnica pomodoro, que consiste en trabajar o estudiar con foco total durante 25 minutos y descansar 5.

 

Mucho cuidado opositor/a, porque cuando digo trabajar con foco y concentración plena, es trabajar con concentración plena y foco. Es decir: evitar redes sociales, WhatsApp, llamadas imprevistas, pensamientos sobre lo que vas a hacer por la tarde… Si te sientes distraído/a, lo mejor es que te tomes un respiro, hagas algún ejercicio para fomentar tu concentración, y después continúes.

 

Aunque te pueda parecer muy productivo estar sentado/a delante de tu temario 10 horas, si realmente solo estudias con foco durante 3: no estás siendo productivo/a.

 

  • ¿Cómo planificar una semana opositando?

Ahora sí, estamos la última curva antes de llegar a la línea de meta.

Los pasos anteriores son imprescindibles para planificar tu oposición a nivel anual, trimestral, mensual, semanal y diaria de una forma realista. ¿Qué pasos seguir para planificar una semana opositando?

 

  • Recuerda, primero estructura tu temario, después establece fechas, luego crea tu plan de estudio estratégico por objetivos y por último establece rutinas.

 

  • 2Cuando establezcas tus rutinas tienes que tener en cuenta los objetivos del punto 3. Si crees que vas justo/a de tiempo, tendrás que ampliar las fechas.

 

  • Establece márgenes de tiempo en tu semana. No todos los días vas a tener la misma energía, motivación y fuerza de voluntad. Los márgenes son espacios vacíos en tu semana que sirven para terminar lo que no te dio tiempo o, si te dio tiempo a todo, avanzar en lo siguiente.

 

  • Establece repasos. Vas a aprender mucha información, que el cerebro tiende a olvidar si no se utiliza. Te recomiendo que establezcas un día o una franja de tiempo a la semana para repasar todo lo que has aprendido en esa semana.

 

Por supuesto, son importantes también los repasos mensuales y trimestrales.

 

  • Descansar es imprescindible para recargar las pilas, desconectar, y no tirar la toalla por el estrés. Te recomiendo que descanses de estudiar mínimo un día a la semana, incluso cuando se acerque la fecha del examen.

 

Hasta aquí las 5 Claves para planificar una oposición sin morir en el intento. Espero que este artículo te haya sido útil, y sobre todo, que lo apliques para obtener los resultados que deseas.

 

Si quieres ampliar información para mejorar tu planificación, organización y productividad, yo soy Sara Albaladejo, y he preparado un ebook gratuito en el que te explico 7 claves para convertir tus metas en logros. Sin trucos de magia, pócimas secretas, ni brujería. Si quieres puedes DESCARGARLO AQUÍ

 

Si tienes cualquier duda, también puedes seguirme en Instagram: https://www.instagram.com/sara.albaladejo y mandarme un mensaje. Estaré encantada de ayudarte.

 

Recuerda compartir este artículo con personas a las que les pueda venir bien, y cuéntanos en comentarios, ¿cuál es tu fecha tope para aprender tu temario?

 

¡Ánimo opositor/a valiente!

Un abrazo

Alexandra Micutaru

Alexandra Micutaru

Deja una respuesta

Comentarios recientes

    Entradas por categoría

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
    Privacidad