Camino de felicidad

camino de felicidad
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

“El éxito consiste en obtener lo que se desea. La felicidad, en disfrutar lo que se obtiene” (Henry Ford). Pues bien, esto de lo que os voy a hablar se trata de FELICIDAD (si, si, habéis leído bien jeje), camino de FELICIDAD en mayúsculas.

Mis queridas/os opovalientes. Este será un camino duro, de sacrificio y esfuerzo. De constancia y motivación, pero sin duda será un camino de felicidad. De felicidad, cuando ves que cumples con tus propios objetivos, cuando estudias lo que te motiva, cuando te dedicas con pasión a una profesión tan apasionante como es la de Trabajo Social. Cuando lees, repasas, haces test, esquemas, y tú misma/o te das cuenta que cada día sabes un poquito más. Que eres capaz de relacionar los contenidos, y de tener cada vez más y mejores habilidades y capacidades que tú misma/o jamás te hubieses podido imaginar que pudieses llegar a tener. ¡De esto se trata opovalientes! Disfrutar, aprender, luchar, soñar… y ser FELICES.

Ahora llega el momento de que os hable un poquito de mi (como llegará el momento en que vosotras/os me habléis también un poquito de vosotras/os). Durante muchos años, fui opovaliente, y de hecho (os confesaré) que aun lo sigo siendo. Cuando eres opovaliente, hay algo que cambia en ti para siempre, desde que decides firmemente y con valentía opositar. Cuando decides elegir este camino y no otro, porque sabes que es lo que quieres. Sabes que esa capacidad de aprendizaje, de saber y de conocer es algo que siempre te acompañara, ya que ser trabajadora/o social es una profesión apasionante. Ser trabajadora/o social en una Administración Publica te da miles de millones de posibilidades de crecer, de madurar, de afrontar nuevos retos y de hacerlos con ilusión. De tener un verdadero compromiso con la ciudadanía.

Opovaliente – Camino de felicidad

Cuando decides embarcarte en esta gran aventura. Tienes que hacer un cambio real y profundo en tu vida.  Os compartiré una confesión…en mi camino de felicidad como opovaliente me acompañaron varios principios y/o axiomas, que a me gustaría compartir con vosotras/os:

  1. Las DOS P: Paciencia y Perseverancia. Para ser paciente, primero hay que ser paciente con una/o mismo. Aprender a auto-regularse, a respirar profundo y actuar de manera calmada y respetuosa. Es por eso que uno de los mayores refranes que uso en mi día a día es el de “la paciencia es la madre de la ciencia”, e incluso iré un paso más allá, y diré “la paciencia es la madre de la ciencia de la vida”.

La perseverancia: es la constancia. Es la capacidad de lucha, de tener siempre en mente tu objetivo final. Un objetivo que siempre implica un sacrificio y persistencia.

  1. EQUILIBRIO: El equilibrio es vital y sustancialmente importante. Implica que seas capaz de tener equilibrio en tu vida como opovaliente (como estudiante de oposiciones) y en tu vida personal. En mi caso siempre he tenido en mente unir mis dos pasiones: mi profesión y mi familia.
  2. HUMILDAD/HONESTIDAD: Creo que cuanto eres opovaliente debes ser profundamente humilde, porque solo teniendo humildad serás capaz de aprender continuamente. Serás capaz de poner todos tus sentidos y tu empeño en aprender. Aprender desde la honestidad, desde el saber que es imposible saber de todo, pero que a la vez implica que debas dejarte deslumbrar y sorprender por la belleza del aprender.
  3. ENAMORAMIENTO: Antes hablaba de felicidad. Pues el enamoramiento creo que tiene mucho que ver. Yo me considero una enamorada de mi profesión. Esto implica que todos los días la vea con los ojos del querer, de la felicidad, del tiempo y la dedicación y porque no, del disfrute. Cuando una persona está enamorada de otra, ve en ella todo lo bueno que tiene. No significa que no vea sus fallos, pero la cuestión está en que siempre se queda con todo lo mejor de esa persona, porque la admira, y la quiere. Y opositar también implica dosis de enamoramiento, para que el camino de paciencia y constancia, en el fondo sea un camino bonito, y que siempre merezca la pena recorrer.
  4. RESPONSABILIDAD/ETICA-MORAL: A lo largo de mi vida he asistido a muchos cursos y formaciones de todo tipo. Hubo una de ellas que dijeron una frase la cual me encanto. Cualquier profesión, y concretamente en las/los trabajadores sociales, debemos ser buenas/os técnicas/os y virtuosos de la ética. Las/los líderes de los equipos buscan buenas/os profesionales pero también buenas personas.
  5. EMPATÍA/COMPRENSIÓN: Opovalientes nuestra profesión, creo que es una de las profesiones que más desarrolla la empatía con los demás, pero también hay que ser empáticas/os con una/o mismo. Hay que saber quererse, saber comprenderse, saber darse descansos, treguas, saber tener un día malo, y llevarlo con tranquilidad y sin preocupación. Hay que hacerlo con humildad, con comprensión y con el saber que nos queremos mucho a nosotras/os mismas/os.

 

Después de estas pinceladas de mis principios/axiomas como opovaliente, terminaré este escrito recordando una de las mayores frases. De unos de los mayores vudús que hay en la actualidad, Victor Küppers -VIVIR CON ALEGRIA-. El triunfo de la vida es ser felices. Por eso tal como comencé este escrito, lo finalizo:  ¡¡¡SER FELICES OPOVALIENTES!!!

Un abrazo

Vuestra compañera opovaliente ;D

Marta Uribe Jimenez / Trabajadora social Ayto de Madrid

Alexandra Micutaru

Alexandra Micutaru

Deja una respuesta

Comentarios recientes

    Entradas por categoría

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
    Privacidad